Luis de Lezama, cura párroco de Santa María la Blanca , en el Pau de Montecarmelo, de Madrid, promotor de un colegio con idéntico nombre, y empresario fundador del famoso grupo Lezama, con restaurantes en Madrid, País Vasco, Sevilla, Washington DC, Seattle, y en los que trabajan más de 600 jóvenes, además de una Escuela Superior de Hostelería por la que han pasado más de 3000 alumnos con titulación universitaria, se ha pronunciado, en la primera de las Tribunas Independientes -2/02/2016- del año que organiza la Fundación Independiente en el Club Financiero de Madrid, sobre “COMO SOLUCIONAR EL PROBLEMA DE LA EDUCACIÓN EN ESPAÑA”.

Entrando en materia específicamente educativa, Lezama señaló que hay que abandonar los sistemas obsoletos basados en la memoria para pasar a una educación inspirada en la gestión del conocimiento utilizando los instrumentos que la era de la digitalización aporta hoy día. Después de elogiar con entusiasmo a la enseñanza pública cuyos colegios están minando a los de la enseñanza concertada porque ofrecen lo mismo a mitad de precio dijo que “un nuevo Montessori sí puede cambiar la educación en España”. Afirmó que un proyecto de cambio viable pasa por el uso razonable de las plataformas digitales, a través del diagnóstico personal para llegar a la emotividad que es el hilo conductor del conocimiento. Es cuestión, dijo, no de construir más aulas sino más y mayores espacios educativos.

 

“Más que empresas –señaló posteriormente entrando en su actividad pastoral como cura- y negocios, yo, que siempre me he dejado llevar por la tarea formativa, lo que he creado han sido precisamente es eso, casas o aulas de formación”.

 

Refiriéndose a la dificilísima situación que se vive hoy día en España y recordando su época de colaborador, junto al padre Patino, del eximio cardenal Tarancón, dijo que hoy día, más que nunca, necesitábamos un Tarancón. El cardenal, señaló Lezama, centraba todas sus consignas en que hay que abrirse siempre al diálogo sin esperar a que vengan sino tomar siempre la iniciativa. Respecto a la situación de la Iglesia española sostuvo que una iglesia enrocada no tiene sentido. Afirmó también que la Iglesia española hace 20 años que se desenganchó de la máquina (el Concilio Vaticano II) y ahora, junto a la Conferencia Episcopal, que también hizo lo mismo, le cuesta mucho colgarse  ni aun con la ayuda del papa Francisco que no deja de incitar a ello. El padre Lezama se refirió, al inicio, a sus orígenes vascos y a su talante forjado en ese  modelo de sacerdotes que no sólo se implican en el evangelio sino también en la realidad social de la mano de la formación profesional.

 

Luis Lezama fue presentado Ignacio Buqueras y Bach, Presidente de la Fundación Independiente, que modero el muy animado debate que se produjo en la Tribuna. Pronunció unas palabras introductorias Pilar Laguna, Decana de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Rey Juan Carlos.